Home > > Noticias > 2014 > Noticia 3
APOYAMOS A LA FUNDACIÓN MARTINS
11/11/14
noticia-3

Valencia, diciembre 2014. Durante 8 años consecutivos el voluntariado de Ford Motor de Venezuela ha brindado alegría y apoyo a la Fundación Martins, Institución que atiende niños y adultos hasta los 33 años, con enfermedades neurológicas sin cura, más conocidas como, parálisis cerebral. 

La Fundación, como parte de sus actividades dicta cursos de atención al paciente, ofrece servicios psicológicos, talleres de desenvolvimiento personal y capacitación a los padres para formarse como bordadoras, modistas, reposteras, entre otros oficios que les permita ingresar al mercado laboral. Esta fundación se encuentra ubicada en San Diego, estado Carabobo. En esta oportunidad, un gran número de voluntarios de Ford visitaron la institución haciendo entrega de kits de insumos para los pacientes. Adicionalmente se realizó un compartir en donde las familias disfrutaron de un agasajo, y los voluntarios tuvieron la oportunidad de jugar con los más pequeños. 

Esta actividad fue una experiencia gratificante para el voluntariado corporativo ya que pudieron escuchar de las propias familias sus experiencias de vida y superación ante las adversidades.

Valencia, diciembre 2014. Durante 8 años consecutivos el voluntariado de Ford Motor de Venezuela ha brindado alegría y apoyo a la Fundación Martins, Institución que atiende niños y adultos hasta los 33 años, con enfermedades neurológicas sin cura, más conocidas como, parálisis cerebral. 

La Fundación, como parte de sus actividades dicta cursos de atención al paciente, ofrece servicios psicológicos, talleres de desenvolvimiento personal y capacitación a los padres para formarse como bordadoras, modistas, reposteras, entre otros oficios que les permita ingresar al mercado laboral. Esta fundación se encuentra ubicada en San Diego, estado Carabobo. En esta oportunidad, un gran número de voluntarios de Ford visitaron la institución haciendo entrega de kits de insumos para los pacientes. Adicionalmente se realizó un compartir en donde las familias disfrutaron de un agasajo, y los voluntarios tuvieron la oportunidad de jugar con los más pequeños. 

Esta actividad fue una experiencia gratificante para el voluntariado corporativo ya que pudieron escuchar de las propias familias sus experiencias de vida y superación ante las adversidades.